Para alcanzar y mantener el bienestar integral, es fundamental entre otros aspectos, organizar de manera armoniosa y equilibrada  las diversas actividades que desarrollamos en el diario vivir.  La rutina se describe como “secuencias de ocupaciones o actividades que proporcionan una estructura para la vida diaria”, se construye  a partir de nuestras necesidades, responsabilidades, intereses, valores y metas. La rutina es clave para disfrutar de una salud mental satisfactoria, es una guía y un recurso que ayuda a la organización individual y familiar. 

Son múltiples los beneficios de contar con una rutina estructurada y equilibrada.  Una rutina balanceada genera sensación de seguridad y calma, disminuye el estrés, fortalece la autoestima y la confianza. Cuando los niños cuentan con este conocimiento, se contribuye a  su autonomía, ya que al saber qué viene primero y después,  van adquiriendo la capacidad de anticiparse a los cambios y así tolerar las transiciones de actividad. 

Algunas estrategias para establecer y desarrollar rutinas balanceadas son: 

  •  Dormir bien y mantener un horario de sueño, de acuerdo a las recomendaciones según edad. 
  •  Ducharse diariamente y desarrollar otras actividades básicas de autocuidado personal (higiene, alimentación).
  • Integrar actividades lúdicas. El juego corresponde a la ocupación principal y más satisfactoria  de l@s niñ@s, y por eso es fundamental que sea parte de la rutina en el día a día, considerando sus interés y gustos.  Jugar en familia y con amigos es la forma más divertida de aprendizaje, ya que a través de esta interacción significativa se potencian las habilidades sociales, cognitivas y motrices. (juego libre, leer un cuento, juegos de mesa, juego de roles, realizar experimentos, hacer manualidades con material reciclado)
  •  Respetar el desarrollo de  actividades productivas de acuerdo a la etapa de desarrollo, tales como: ingresar a clases online, asistir al jardín o colegio , estudiar, colaborar en las  tareas del hogar,  etc. 
  • Favorecer la responsabilidad compartida entre los miembros de la familia. (tareas del hogar)
  • El ocio y tiempo libre no puede quedar atrás, disfrutar de ver una película, dar un paseo o simplemente cantar o escuchar música son actividades muy valiosas para el bienestar. 
  • En el caso de las niñas, niños y adolescentes, comunicar y verbalizar  la planificación es clave. También  los apoyos visuales y calendarios son de mucha ayuda para instaurar hábitos .
  • Aceptar los cambios de planes y excepciones, no se trata de rigidez. 

Planificar y disfrutar de una rutina plena y satisfactoria en que se considere la particularidad de las niñas y los niños,  favorece la salud mental y el bienestar de todo el grupo familiar, ayudando a enfrentar los desafios de la pandemia. 

Para cada niñ@, una rutina significativa.

En estos tiempos de Pandemia ¿cual es la actividad de tu rutina que te genera más satisfacción ?